Especial de Halloween: Eye see you!

El borrador de este post tiene más de un año y empezaba así:

“Los saludo de nuevo mis queridos saltamontes, con otra edición de nuestro especial de Halloween, ¿pueden creer que ya pasó un año desde que publicamos los primeros?” ¿Pueden creer ya pasó un año desde que sólo me molesté en escribir dos líneas para luego abandonar la misión? No tengo vergüeza.

PERO lo importante es que estamos aquí y tenemos salud. Uno de los manicures de Halloween de ESTE año tiene está relacionado con el abandonado del año pasado, según yo no lo hice a propósito, pero ya saben que a veces al cerebro le encanta hacerte ver como una perfecta idiota:

106_8200

El 80% personas que lo han visto me han preguntado si es del Señor de los anillos, ya me vi en la necesidad de responder enérgicamente que NO ME GUSTA EL SEÑOR DE LOS ANILLOS. Así es mundo, ya lo dije. Me quedé dormida en la primer película y eso fue suficiente para tomar la decisión. ¿Me estoy perdiendo de algo fabuloso? Tal vez. Lo dudo bastante, pero tal vez. Pero seguramente no.

106_8198

Ya deja de hablar del Señor de los anillos en un blog de uñas, Lucía. Está bien. Estos ojitos pispiretos fueron pintados a mano con mis confiables pinceles comprados directamente de China, ¡hurra por Ebay y por la globalización!

106_8207

Ahora miran pa’ llá…

106_8206

…y ahora miran pa’ cá.

BONO DE TRIKI TRIKI HALLOWEEN: Les dejo el manicure del año pasado, ya saben, el que hubiera puesto aquí si fuera una buena bloguera y no me valiera tanto madre la vida:

106_8150

Las fotos del año pasado están mejor que las de ahorita. Tú y tu progreso muy bien Lucía.

Como siempre, les dejo una selección musical para acompañar y no se me ocurrió otra canción más perfecta que esta. Nos leemos a la próxima muchachos.

Domingo de Diseño: Aladdin Sane de David Bowie

Hola, les escribe Lucía. La verdad es que no sé ni qué decirles, hace más de un año que no posteaba aquí y me avergüenzo mucho de ello, no como antes que duraba dos semanas sin escribir y me disculpaba pero en realidad me valía madre. Pero sé que la única forma de que dejar de sentirme culpable es brindarles fotos bonitas (hasta donde mis recursos cof cámara que mi papá me “regaló”, pero que aún no lo sabe cof me lo permitan, claro) con uñas bonitas y si puedo meterle un poco más de mi cuchara, pues qué mejor. Y vaya que voy a meter mi cucharota esta vez, pues continuaré con mi serie de portadas de discos con uno de mis favoritos de todo el universo:

cover

*suspiro* No tengo palabras para explicarles lo que provoca en mí este disco. El señor Bowie realmente es uno de los genios musicales más valiosos (se nota que me gusta UN CHINGO ¿verdad?) y Aladdin Sane es una de las tantas pruebas fehacientes de ello. Aquí mi humildísima versión:

106_8188

Recibí un par de comentarios como “esperaba ver más glitter”, y claro que son lógicos porque come on, es David Bowie en los setenta, pero lo que a mí me parece genial de la portada es toda la simplicidad del blanco para ¡BAM! pegarte con el color. Sí me pasó por la cabeza usar, pero en realidad el maquillaje en la portada no tiene glitter y pues ya saben que yo simpre hago las portadas 100% iguales a la original, veeeeeerdaaaaaad *cartulina de sarcasmo*.

106_8184

Tengo que admitir que he perdido la práctica y a pesar de que este diseño se ve realtivamente sencillo, me costó una chichi y la mitad de la otra terminarlo. Practiqué como 5146887531465 veces en mis uñas falsas y aún así NO quieren ver mi mano izquierda (soy siniestra, muajajaja).

106_8186

Dato aburrido: me tomó todo lo que dura el disco (porque claro que lo escuché mientras me pintaba las uñas. Si creen que soy ñoña por ello, les tengo noticias: ¡también lo estoy escuchando mientras escribo esto, JÁ!) pintarme esta mano. El álbum dura 41 minutos, por las dos manos son 82 minutos de mi vida. No regrets. 106_8185

Y como esta información es muy importante, usé estos colores:

106_8191

El negro es un Orly en Liquid Vinyl, rojo anaranjadoso/anaranjado rojizo es Heart to Heart de Sally Hansen, el azul es un Zoya llamado Breezi y el blanco es White on the Spot de Milani. Ay, me sé todos esos nombres de memoria. Si tan sólo usara mis sinapsis para algo más útil…

Y para despedirme, por suspuesto que les dejo esta joya musical invaluable. O en otras palabras, neta que está bien chingona esta onda. Nos leemos la próxima semana:

P.D. Quisiera agradecer públicamente a todas las personas que nos han visitado y aquellos que han comentado cosas tan lindas. Son lo mejor, gracias.